31 de agosto de 2010

Esto de la gota fría....

Además de ser una canción de Carlos Vives (¿¿qué habrá sido de ese hombre??), la gota fría es una putada preciosa, por su fuerza. Hace un par de semanas pudimos vivir la primera del verano, con unos 25 (35 según otras fuentes) litros por metro cuadrado. En una  hora.

Lo que pasa cuando suceden cosas así es básicamente que mi calle se convierte en un río, que los de la cafetería de delante de mi casa se vuelven medio locos tratando de que su negocio no se convierta en uno de esos bares dentro de la piscina tan famosos de los resorts del Caribe, y lo más gracioso: que siempre me toca bajar a tratar de mover mi coche, y evitar así que se convierta en una barca.

Se supone que han puesto unos colectores de agua maravillosos para evitar todo esto, pero igual, al ser agosto, estaban de vacaciones... y claro, al final pasa lo que pasa, bajo en chanclas (porque mojarme los pies iba a ser inevitable) y cuando llego al primer rellano de las escaleras.... cataplún!!! Al suelo. Me hace gracia que lo primero que pensé fue en denunciar a la comunidad de vecinos, porque seguro que la culpa de mi torpeza era suya....... pero claro, luego pensé que entre los vecinos estaban mis padres, y quedaría bastante feo denunciarlos a ellos, aunque fuera indirectamente...

Ahí van algunas fotos del suceso:



Es de esas cosas que nos hacen a todos iguales:





Esto es todo !!

2 comentarios:

  1. Ay nene!!! Te mando una zodiac!!!
    jejeje
    Que miedo!!
    bss

    ResponderEliminar
  2. OO!

    Que fuerte, mi calle también se inunda, pero solo momentáneamente... solo nos debemos cuidar mientras la tormenta pasa y los coches a toda velocidad juegan por mojarte más... (muy del tipo parque de diversiones acuático)... pero no es el caso de la calle de atras de mi casa... esa mantiene una constante fluidez por buen rato...

    ResponderEliminar