17 de noviembre de 2010

La nochevieja pasada, en Harlem

Qué decir de Harlem, el barrio negro, la comunidad afroamericana, el Godspell, los Harlem Globetrotters (que son de Chicago, pero el nombre es en honor a Harlem), la Abyssinian Baptist Church (la casa del Godspell, donde nos dieron la bienvenida y nos acogieron casi como a hijos, los únicos hijos blancos, eso sí...), St. John the Divine (la catedral más grande del mundo), el teatro Apollo (por cuyo escenario han pasado artistas como Michael Jackson, Aretha Franklin, James Brown....), 125th street y sus tiendas, las canchas de basket callejeras, el McDonald's express (todavía me pregunto qué puede tener para ser más exprés todavía...). Pues ahí, en uno de los barrios más famosos del mundo, pasamos la nochevieja pasada.

Todo empezó cuando en una fiesta con españoles (la única a la que fuimos, ya que nos parecieron todos bastante "snob", o como se dice aquí: "hijosdeaznar") conocimos a una chica española que residía en Nueva York que parecía (nótese que digo parecía en pasado) normal.
Tras quedar varias veces para comer, Nochevieja se acercaba y no teníamos planes claros (ir a Times Square era una locura, pero no teníamos nada mejor), esta chica nos invitó a la fiesta en el piso de una ex-compañera de clase y claro, rechazar una fiesta en un piso en Harlem es complicado...

En la fiesta, cada uno llevaba algo de comer, así que nosotros, como buenos españoles alicantinos, nos plantamos allí con algo muy muy muy muy navideño, y alicantino: turrones de Jijona!!! (denominación de origen incluída). Aquello fue un triunfo, porque además la dueña del piso los conocía y los consideraba una delicatessen!!!! (y lo son, pero claro, aquí es "lo que toca en navidad").

Por lo demás la fiesta fue típica: ponche, ganchitos, la anfitriona en plan Isabel Preysler (o como se escriba) y sus ferrero, y se acercaban las 12... qué decepción!!! Ni cotillón, ni uva, ni nada!!! Una cutre cuenta atrás y punto!!!!

Eso sí, en cuanto el alcohol empezó a desfilar, el buen rollito se convertía en algo más para los que estaban bailando, hasta que aquello empezó a parecer un espectáculo no apto para menores de 18... que te arrimo cebolleta por aquí, que tú te arrimas por allá.... vamos que ni Dinio y Yola Berrocal en celo...

En fin, algo para recordar esta segunda Nochevieja de 2009, porque tengo que matizar que tuve dos nocheviejas, una a las 18:00 conectados a través de skype con la familia y siguiendo las uvas con Belén Esteban (ni allí me pude librar de ese ente...). Pero eso sí, con la camisa y la corbata puestas pero con los pantalones del pijama (este dato no se conocía hasta ahora, pero solamente me puse guapo la parte que se podía ver por la cam... bendita tecnología!!!).

14 comentarios:

  1. jajajaja
    muuuy bueno!!!!
    jajajaja
    mas detalles mas detalles!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo brindo contigo: ¡Bendita tecnología!

    ResponderEliminar
  3. No se....dejas la intriga en el aire cual maestro del suspense...
    Un poco de descripcion, pues eramos tres, cuatro, dieciseis...., un americano, un checo y Maria y yo....no se ...¿"arrimaban cebolleta"....o era una orgia?
    Detallitos coleguita...detallitos....jejeje

    ResponderEliminar
  4. Jajaja un caballero no dice esas cosas... pero bueno, no me veo la armadura por ningún lado así que a ver, éramos unos 20-30 en la fiesta, todos americanos excepto tres de nosotros que éramos españoles y otro que era francés, y no, no fue una orgía pero un par de parejas (o tres o cuatro) se pusieron a bailar como si fuera una orgía pero con ropa, y claro, el resto nos quedamos con la boca más abierta que Jim Carrey en "La máscara"...
    Otro detalle sorprendente fue que ellas (las afroamericanas) iban vestidas como si acabaran de rodar el videoclip de "Lady Mermelade"... en fin, un espectáculo...

    ResponderEliminar
  5. Jajaja Hay ese falso puritanismo americano.
    No si a la ahora de la verdad una buena fiesta tiene que tener un poco de desparramo, si no es muy cutre y sosa.
    Lo de celebrar la noche vieja dos veces que son 24 uvas, jajaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola poetasoez!
    Pues la verdad que eso del puritanismo americano no es algo que esté a pié de calle, al menos en NYC. Lo de las uvas... la verdad que solamente comimos 12, y a la hora buena (la española, por supuesto). Los americanos hacen una cuenta atrás y ala... todos en el año nuevo... pero de uvas, lentejas y demás, nada de nada.

    ResponderEliminar
  7. En México es la cuenta regresiva y las 12 uvas mientras se escuchan las campanadas de los templos (y los balazos al aire).

    ¿Cómo esta eso de las lentejas? No conozco esa tradición.

    ResponderEliminar
  8. Hola Lizbeth! Os da tiempo a hacer todo eso?? Qué es eso de los balazos al aire?

    Lo de las lentejas es que dicen que para tener buena salud y dinero en el año que entra, tienes que comerte al menos una cucharada de lentejas después de las uvas (o algo así, supongo que hay versiones para todos...)

    ResponderEliminar
  9. ¡Oh! Pues de hecho en México son muchas tradiciones en año nuevo. Y unas cuantas ridiculeces y supersticiones medio bizarras.

    Gracias a ti ya tengo una nueva entrada para el blog.

    JAJAJAJA.

    ResponderEliminar
  10. Entrada que estoy deseando leer !!!!

    ResponderEliminar
  11. lo de las lentejas creo que es algo típico en italia si no me equivoco no?

    ResponderEliminar
  12. Hola Prinse! Pues no tengo ni idea de lo que hacen los italianos... alguien se anima a investigar?

    ResponderEliminar